Skip to main content

Search

Search
la_importancia_de_la_vacuna_contra_la_gripe_o_influenza

Title

La importancia de la vacuna

Cómo protegernos de la gripe

Para protegernos de algunas infecciones como la gripe no es suficiente con lavarse las manos, no acercarse a personas contagiadas o evitar aglomeraciones. La vacuna contra la gripe es una forma eficaz y accesible de prevenir la enfermedad y evitar sus consecuencias.

¿Qué causa la gripe?

Es una enfermedad causada por el virus de la influenza que ataca las vías respiratorias y repercute en todo el organismo debilitándolo. Normalmente la gripe tiene un período de incubación de 3 a 4 días y una duración de 4 a 7 días, con una fase crítica y una larga convalecencia. Una persona infectada puede resultar contagiosa desde un día antes de notar los síntomas hasta pasados entre 5 a 10 días de padecer la enfermedad. Los niños resultan contagiosos incluso después de 10 días.

El virus de la gripe o influenza nos parece algo tan cotidiano que nos olvidamos de que ha sido la causa de millones de muertes a lo largo de la historia de la humanidad. Es una infección a menudo sin gravedad, pero que puede complicarse si nuestra salud está debilitada, y la única prevención eficaz es la vacuna antigripal.

A menudo confundimos la gripe con el resfriado. Podemos estar infectados con el virus si tenemos estos síntomas:

  • Dolores musculares
  • Fiebre alta y dolor de cabeza
  • Sensación de gran fatiga
  • Tos
  • Fobia a la luz
  • Malestar generalizado y escalofríos

¿Quiénes tienen más riesgo de complicaciones asociadas a la gripe?

  • Mujeres embarazadas
  • Bebés
  • Personas mayores de 65 años
  • Personas con enfermedades crónicas tales como: diabetes, enfermedades pulmonares o renales, cáncer, etc.
  • Personas obesas
  • Trabajadores públicos

Vacunarse es la mejor prevención

La vacuna contra la gripe es el medio más seguro para evitar la infección. No puede ser causante de la enfermedad, ya que los virus que contiene están muertos o inactivos. Es necesario vacunarse de forma anual, ya que el virus cambia de un año a otro y la protección de la vacuna se reduce a unos pocos meses, normalmente hasta la primavera.

Cuando el virus entra en nuestro organismo necesitamos que este sepa identificarlo como peligroso y atacarlo, ese es el trabajo que realiza la vacuna, que estimula el sistema inmunitario permitiendo a nuestro cuerpo una rápida respuesta. En un 70 % de las personas vacunadas, el virus no llegará a infectarlas y lo mejor de la vacuna antigripal es que en el resto, los síntomas y la duración de la enfermedad se verán muy atenuados y la posibilidad de complicaciones pulmonares o de otro tipo reducidas considerablemente.

Nada mejor para prevenir y evitar que una gripe se convierta en una enfermedad respiratoria mucho más grave, que vacunarse anualmente al comienzo de la estación otoñal. La vacuna es un método simple y efectivo que no debemos despreciar.

Fuentes de información:

http://espanol.cdc.gov/enes/flu/keyfacts.htm
https://www.gripenet.es/es/que-es-la-gripe/la-vacuna-de-la-gripe